viernes, 11 de diciembre de 2015

Adentrandoos en Mi

Estúpida yo por pensar en lo que no debería. Porque a pesar de que mi vida cambia con el pasar de los años, aún sigo esperando cosas de "cosas" que no esperan otra cosa que no sea un momento efímero y fugaz aunque ardiente entre mis brazos, los cuales se han abierto para poco después darse cuenta que en realidad están vacíos, porque no abrazan cosa alguna. Todo es ilusión en esos momentos donde la intensidad y la vivacidad se hacen presentes para darle alas a mi estúpido y eternamente iluso corazón, ya cansado de creer en falsas historias que si tienen un final feliz es porque están ambientadas a hacer taquilla. Pero la realidad es otra, y si no despierto a tiempo puedo caer en el mismo circulo vicioso de siempre, siempre retozando sobre la misma piedra aún sabiendo que me puedo caer y que me va a doler esa caída. 
Ampareme Dios en estas aventuras que emprendo con temor de pecar y no precisamente de muy alzada, sino de muy curiosa.
En cuanto el fósforo roza la cubierta de la caja todo son chispas y destellos; de sobrar me sobra hasta el pelo. Son esas majestuosas carias y esa delicadeza sutil las que me hacen escribir estas palabras variadas, bien sé que aunque tengo la impresión de haber dicho mucho no dije nada.
Nada es lo que hay a nuestro alrededor cuando estamos juntos y nada es lo que me queda cuando no estoy contigo.

Cuando crees que el momento no puede ser más perfecto y deseas arduamente entregarte por completo, le ves ver el reloj y piensas que no valdría la pena entregarte, ese simple gesto hace que respires hondo y vuelvas a esa realidad, esa lucidez que por un momento casi pierdes por completo entre sus besos y caricias que te hacen estremecer. Buscas ese aire como si te estuvieras empeñando en despertar para no quedarte en aquel mundo de fantasías en el que solo hay fracaso.
Al despertar del día siguiente das gracias a lo divino por no haber cometido uno más de tus tantos errores.

Me pregunto por qué hago esto, ¿por qué pienso en ti a cada instante?,¿será que eres simple capricho o es que tal vez eres esa aventura que llegó en el momento indicado?. Quizás todas las excusas sirvan para no decir esa palabra tabú, esa que no he dicho a ninguno, tal vez solo esté pasando, pero sería absurdo, yo sé que a ti no te pasa ni te pasará conmigo; en el supuesto caso de que ocurra sé que solo existirá en mi mente, no lo digo porque sea insegura, lo digo porque soy realista. No quiero engañarme a mi misma con una ilusoria historia que jamás ocurrirá precisamente a tu lado.

No seré capaz de mostrarte esto, pero el día que lo haga (aún dudándolo lo escribo) será porque me habré vuelto totalmente loca o que porque ya haya logrado superar esto. He de estar loca porque me expongo a las peores miradas que jamás me hayan atravesado los ojos, y la otra posibilidad es que por fin haya dejado de pensarte constantemente y hayan cesado esas ganas de probarte. Dicen por ahí que uno no puede extrañar lo que nunca ha tenido, pero esto no es cuestión de tener, es cuestión de desear con lo más profundo que pueda caber en cualquier imaginación, no es solo el acto puro, es más bien esa entrega aunque injustificada porque NUNCA se ha dado alas para que fuera tanto.Sí, Ana admite que estas un poco desequilibrada y que lo escrito hasta ahora no va a tener sentido ni para Él ni para ti misma.